2 de julio de 2010

¡Proceso!

Neuroskeptic tiene un post sobre la evolución de distintos conceptos y enfoques en salud mental en la literatura PubMed en los últimos 50 años. La conclusión aparente es que el psicoanálisis ha muerto, o al menos tiene un EEG plano: su producción científica es invariable (y muy baja) mientras antidepresivos, ansiedad, y sobre todo (proporcionalmente) la terapia cognitivo-conductual (TCC) han emergido como nuevos líderes del saber científico. A primera vista parece eso: una gráfica reflejo de la cientificidad en el campo de la salud mental, de progreso sin parangón. Sin embargo, yo diría que es también una gráfica político-económica.
Dicen sus defensores que el psicoanálisis no juega en la liga PubMed: está más pendiente de las escuchas, los silencios, y no me parece que la cura (o su acepción estándar) fuera su objetivo primordial. Y sin embargo debería concedérsele algún tipo de legitimidad (no científica, es cierto, pero sí como aportación al conocimiento, al menos desde la observación y también desde el descubrimiento de conceptos fundamentales de la relación terapéutica). Así como eludir cualquier acercamiento desde la ciencia no es muy defendible, tampoco lo es usar PubMed como Canon Totémico.

Pero más allá de esta sorprendente defensa personal del psicoanálisis (nunca lo hubiera sospechado de mí mismo), lo que me preocupa es que a estas alturas la psicoterapia progrese a través de alianzas con el pensamiento único (que no es per se la psiquiatría biológica, sino la autocomplacencia onanista; PubMed es el oráculo del establishment) y reduciendo su capacidad de profundización y autocrítica (estando ampliamente formado en TCC, y aplicándola en el fondo aunque no siempre en las formas con una proporción importante de mis pacientes/clientes, me siento legitimado a señalar que sus aplicaciones no son ilimitadas, y en cualquier caso son poco estandarizables; de la literatura existente parecería que sucede como con los ISRS, que sirven pa tó). Agotar la psicoterapia en el camino que plantea la TCC muestra una exasperante ausencia de ambición (o una ambición exclusivamente política o de venta del producto - no muy distinta de las acusaciones que se hacen a Big Pharma).

Como es muy fácil ponerse punky y arrasar con todo, este post sería más incompleto de lo que es sin ofrecer una sugerencia constructiva (de hecho todo lo anterior es un preámbulo superficial para ofrecer un link). Hace unas semanas topé con un libro en la red que viene a representar la aproximación a la psicoterapia (al proceso) que hubiera necesitado (desesperadamente, además) cuando hacía la carrera, y la residencia (y después, supongo, pero en aquellos primeros tiempos era urgente encontrar un mapa, y nos lo teníamos que inventar por libre, sorteando campos minados y con muchas bajas por el camino). Esta referencia impagable (en todos los sentidos: es un regalo de la Red) y que me veo moralmente obligado a compartir con los necesitados, se llama Principles of Counseling and Psychotherapy: Learning the essential domains and non-linear thinking of Master practitioners (Mozdzierz, Peluso y Lisiecki. Routledge, 2009, aquí). El primer párrafo del prefacio revela las intenciones, y debo decirles que si les interesa el tema no les defraudará.



If I have seen further it is by standing on [the] shoulders of Giants.
Sir Isaac Newton, 1676

As odd as it may seem, this text has a “story” to tell—it contains a narrative of sorts. The theme of the narrative concerns evolution, and as such it represents the growth in our collective understanding of how counseling and therapy work—their effective ingredients and how they work together in a sequence of sorts. As our understanding has evolved, it is clear that there has always been much to be learned from what master practitioners do when they interact with their clients, but there is even more to learn from how they think about things therapeutic.


[...] The evolution of the thinking that we describe is not absolute—few things seem to be. Rather, it is heuristic, and meant to help counselors and therapists develop their thinking to evolve further.

[...] emphasis seems to have moved more toward the technical and mechanical aspects of what to say and how to say it, pinpoint pigeonhole diagnoses, psychopathology, risk management, and so on, rather than a more acute focus on developing and shaping the critical and refective thinking that enables a practitioner to know how to provide clients what they need. We do not believe that this needs be the case and offer our work as a way of conceptualizing how to think like a counselor and therapist.


1 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez 16/7/10 21:30  

Efectivamente. Y como sabes, mi punto de vista es que no debemos de permanecer ni un segundo mas en la "narrativa" médica. Las TCC son paridas en ese entorno y para servir a ese entorno, solo que sin mediar la medicación en el asunto.
El que se trate un trastorno negativista desafiante con medicación o con TCC solo se puede diferenciar en el medio empleado, dado que se está tratando algo que es muy discutible en que consiste, donde se genera y si el tratamiento tendría que ser aplicado a otro que no es el niño. El enfoque médico, bajo mi punto de vista es dañino. La buena pregunta es que o quien le sustituirá, y aquí reconozco no tenerlo nada claro. ¿Es posible que debamos de conformarnos con el menor de los daños?. Creo que no, creo que los psicologos si podemos generar otra forma de afrontar problemas como el que mencioné antes, pero para eso tenemos que creernos que podemos, y dejar de estar en el mismo discurso de la psiquiatría.
Aprovecho para saludarte.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP