21 de abril de 2013

Kierkegaardianas logoterapéuticas


 La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante.

¡Qué absurdos son los hombres! Nunca usan las libertades que tienen, y piden las que no tienen. Tienen libertad de pensamiento y piden libertad de expresión.

 La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada.

1 comentarios:

clot 24/4/13 02:26  

La mezcla entre la literatura y la psicología me parece la sangre de la vida. Saludos

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP