22 de agosto de 2011

El intesné I: terapias del futuro

Hace unas semanas el NYTimes publicó un artículo sobre la psiquiatría/psicoterapia online. En él se sugiere que, puesto que se "ha demostrado" la efectividad de la misma, es la via del futuro para poder ofrecer servicios de asistencia psi más baratos, más cómodos, más universales. La ubicua TCC "se ha mostrado eficaz en depresión y ansiedad tratada online bla bla bla".En un acto de miopía, el autor recoge declaraciones sobre la mínima ventaja de las sesiones en vivo, que sería inducir a los pacientes a activarse y salir de casa.
Mi experiencia a este nivel es escasa: cuando vine de Barcelona, y tras unos meses viajando quincenalmente a Catalonia, había concluído casi todos mis seguimientos; sólo un par de casos podrían beneficiarse más de una continuación a medio plazo de la terapia (en vez del cierre o la derivación), y por ello decidimos conjuntamente darle una oportunidad al skype. De hecho, en ambos casos el experimento se clausuró a las 3-4 sesiones: se sentía anómalo, falto de fluidez, definitivamente frustrante para ambas partes; quizás se remita principalmente a que la tecnología es aún bastante deficiente para los anchos de banda que serían deseables, pero esto es algo que dudo que se solucione en breve, al menos en este país. El fracaso fue evidente considerando que ambos casos implicaban una relación terapéutica ya establecida y con una excelente alianza; no quiero imaginar lo que puede suceder si uno comienza a pelo desde skype...En fin, que me parece sorprendente que algunos compañeros (más de los que imaginaba) ofrezcan asistencia online en sus webs, con su paypal y todo (mejor dicho: me sorprende que a alguien le funcione; agradecería el testimonio de algún colega que lo practique a satisfacción).

Psicoterapia online: divergencias insalvables
Por cierto: cuando se acaba de leer el artículo del NYT, se observa claramente que la potenciación de la terapia online en USA viene de la mano de empresas pioneras fuera de los circuitos usuales (es significativo que muy pocos particulares demandan este sistema). En este sentido no hablamos de servicios a zonas rurales mal comunicadas físicamente: se dirigen prioritariamente a instituciones y departamentos de recursos humanos en grandes empresas, y quieren ofrecerlo como una manera de que los trabajadores no hayan de tomarse 3 horas libres sino que puedan ser "tratados" en un descanso laboral (en vez de hacer pìs o fumarte un piti, te haces 20 minutos de terapia y a producir...). Nuevos niveles de mercantilización universalizada en la salud mental; dentro de unos años aparecerán por aquí...

2 comentarios:

Antonio Olives 23/8/11 10:46  

Comparto la experiencia; nunca he ofertado tales servicios, en dos ocasiones fué el cliente el que propuso esta solución, empeñados en que fuera yo quien los tratara había un problema de distancia importante, no aceptaban ninguna recomendación que se acercara a sus domicilios, a pesar de insistir mucho en que no era una buena opción, o a mí no me lo parecía, finalmente cedí; en ambos casos la experiencia fué mala, incómoda, (probablemente cosa mía, supongo que como para otras cosas habrá que entrenarse, aunque yo, de momento paso)

Gustavo 24/8/11 19:32  

No sé si va realmente en el entrenar (quizás truquitos compensatorios, pero no le veo fluidez y diría que no tiene la libertad co-constructiva del cara a cara). Creo que tiende a hacer presente la ausencia por su propia naturaleza. Gracias por el comentario; de momento 2-0 y a ver si aparece algún defensor practicante que nos dé otra luz.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP