20 de junio de 2012

3 Contras 3

Hacía tiempo que no me sugerían tanto las entrevistas de La Contra de La Vanguardia, y me han caído 3 interesantes de golpe (eso sí, justo la anterior había sido legendariamente hueca; ying-yan).

1. Cipriano el tapeador. Un señor que cree que "la eficacia es la medida de lo verdadero" y que dice transformar la mente a través de golpecitos de Terapia de Liberación Emocional o similar (tapping):


Cualquier problema que tenga una persona, ya sea de salud, económico o de relación, parte de un desequilibrio energético.

¿Y con unos golpecitos el tema se soluciona?
Se golpea con los dedos ciertos puntos de los meridianos de energía de la medicina tradicional china. Con el tapping normalizamos el flujo energético asociado a ese desequilibrio, y el problema se soluciona.


Es posible que mi presunta sensatez sea errónea, pero como por más que busco sólo encuentro un intento de poner a prueba el modelo y lo que da es sospechosamente similar al EMDR (incluso en proceso intuído; creo que en vez de mover los ojos se dan golpes), y en TEPT (y sí, el proceso incluye...exposición-split atencional-autosugestión!). Tampoco entiendo su salto lógico del TEPT a "cualquier problema...". Ademas dice que trató a Montilla. Ufff! Cipriano, tuviste tus cinco minutos, pero por ahora no compro, neng.


2. Luego de esta sensación de vendedor de tónicos y crecepelos en el Far West circa 1840, aparece un señor admirable, Daniel Kahneman, psicólogo y a pesar de ello interesantísimo, que curiosea en torno al error con verdadero afán de comprensión y desprejuicio. Comparen: 


¿Nuestro error habitual?
Nuestra capacidad de ignorar nuestra ignorancia.

¿Por qué lo cometemos?
Somos incapaces de desentrañar la complejidad del mundo, así que nos contamos un cuento simplificador para poder decidir y reducir la ansiedad que nos crea que sea incomprensible e imprevisible.

Simplificar también es una habilidad.
Maravillosa: podemos contarnos historias fantásticas con muy pocos datos reales.

¿Por eso nos equivocamos tanto?
Preferimos ese cuento, incluso sin base real, a asumir que el azar determina más nuestra vida de lo que queremos aceptar.


Me gusta Kahneman.


¿Qué es un buen líder?
El que logra que la confianza colectiva en decisiones a largo plazo se imponga sobre la incertidumbre a corto plazo.


Hostias; y nosotros con Mariano: qué bajona. Pero léanla entera.


3. Alexandre Jollien: filósofo del sentido desde su realidad de grave discapacidad motora.


¿En qué consiste mejorar?
En llegar a ser como un niño: sin máscaras.

¿De dónde extrae su fuerza?
De mi debilidad: la fragilidad es fortaleza.


[...] Cada mañana me pregunto: "¿A quién puedo ayudar hoy?". Y siempre encuentro a alguien.

Dos.
Cada mañana me pregunto: "¿De qué objeto puedo despojarme hoy?". Tengo muchos libros, y cada día regalo uno a alguien.

Tres.
Una vez por semana busco, entre mis contactos telefónicos, al que pueda estar más solo y necesitado. Y le llamo.

Cuatro.
Con mis hijos, tomamos tres libros de casa, insertamos un billete de 10 francos en cada uno y los regalamos a tres mendigos. ¡Uno se ha aficionado a Séneca: me alegró verlo!

Cinco.
Les enseño a mis hijos que "el Buda no es el Buda, por eso le llamo Buda". O sea, "Víctor no es Víctor, por eso le llamo Víctor".

¿Se puede vivir sin máscaras?
Los niños lo hacen. Y es genial. Ser simple, ligero, qué maravilla.


Jollie va más allá: es inspirador ("La vida no tiene solución... porque quizá no es un problema. El reto es confiar en la vida."). Curioso: fragilidades que necesitan confianzas (pero no credulidad). O sea, este y Kahneman se llevarán bien (con Cipriano, ya menos). Me voy a leer a este tipo en algún momento; da buen rollo.


Me recuerda a Rubén Gallego (Blanco sobre Negro): la antítesis de la autocompasión. Héroes reales. Inspiración (que buena falta hace).

4 comentarios:

lol 22/6/12 11:48  

Gustavo, muy de acuerdo con tu percepción de estas 3 contras.
El bueno de Cipriano se asemeja bastante a un vendedor de alfombras mágicas, extendiendo quizá exageradamente y sin base su remedio a todo lo que se menea (es un pecado habitual en la new age y que no cometen tanto los psicólogos que practican cosas similares como el emdr).

Sólo apuntar que Kanheman creo que no es psicólogo sino economista ( otra profesión abrumada por la incertidumbre del mundo y por sus mapas erróneos -por simplificadores-)

:) Gracias!

kk

Gustavo Pérez Domínguez 22/6/12 12:07  

Hola kk. Un apunte: Kahneman sí es psicólogo, aunque premio nobel de economía; sobre todo clásico en toma de decisiones junto a Tversky hace 20 o 30 años, e inspirador de la psicoeconomía o economía conductual. Pero vamos, que el contenido es el mismo y desde luego la economía puede ser más esotérica aún que la psicología, por supuesto (mira que se contradicen y su valor predictivo parece nulo a tenor de lo visto recientemente, pero por alguna extraña razón mantienen un prestigio y consideración absurdamente injustificados).

lol 22/6/12 18:30  

Jajaja...sí tienes razón Kanheman es ambas cosas...estupendo, y tienes razón en el escaso valor predictivo de la economía, hay, qué ciencias tan líquidas ;)!

kk

lol 23/6/12 13:24  

ay, perdón ;)

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP