18 de octubre de 2008

Belleza Absoluta

Una vez, en Benarés, fui a la Fundación Krishnamurti para intentar conocer al tipo en cuestión (en vídeo, claro; el sr. Krishnamurti se había muerto unos años antes); en la era pre-ADSL/emule todo era así de real. Entré a solas en una habitación vacía con un video en reproducción continua de una conferencia suya en que hablaba de la Belleza, así con mayúscula, y lo que recuerdo (una reconstrucción que igual no es tan fiel al original, la memoria es así) era la idea de que lo bello implica que el observador simplemente se regocija, contempla, conecta, disfruta de la mera existencia de esa Belleza, y se funde en ella, y desaparece ese yo que nos hace juzgar, desear, poseer y matizar...

Bueno, una vez vi la Belleza absoluta en un fjordo noruego en pleno verano, de noche (ahí pensé que quizás en eso consistía Dios). Otras veces habrá reaparecido también, aunque en este instante no lo podría precisar, pero hace unos días la encontré de nuevo, como un amigo que uno sabe que esperaba, pero lo sabe sólo en el momento en que lo encuentra: 12 de Octubre de 2008, 11:21 de la noche. Este es un reflejo algo debilitado de ese momento mágico. Se llama Adriana Lucía, y ése era su tercer día en este mundo loco.
.
.


1 comentarios:

Jesús Castro 20/10/08 11:44  

Felicidades si es tu hija. Yo tengo tres. Recuerdo que con la primera lo que pensé es que era lo único mágico que realmente viví de adulto, cuando la toqué nada mas nacer. Lamentablemente, como toda experiencia, una vez que se repite ya no es lo mismo, supongo que también debido a las circunstancias y la edad.
Soy un tipo extremadamente crítico, así que no te imaginas lo que valoro ese intante de "mágia".
Un saludo.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP