9 de junio de 2009

Predeciblemente Irracional

"Despite our best efforts, bad or inexplicable decisions are as
inevitable as death and taxes and the grocery store running out of
your favorite flavor of ice cream. They're also just as predictable."

Dan Ariely es otro de esos monstruos de la divulgación psicológica que siempre sospecho que sólo florecen en los USA del show business (aunque es israelí de origen): curioso, práctico, divertido, creativo, y a la vez argumentado, articulado. A pesar de la traducción del título de su libro al español, "Las trampas del deseo" (nosotros sí tenemos un montón de creativos en la traducción de títulos de libros y pelis en este país; parece un título de remix de soft-porn y Corín Tellado), Predictably Irrational es una extraordinaria introducción a la psicología de la toma de decisiones y conducta de consumo (o psicoeconomía) con toquecillos varios de psicología social. Quédense con algunos subtítulos de capítulos:
  • Por qué con frecuencia pagamos demasiado cuando no pagamos nada
  • Por qué no podemos obligarnos a hacer lo que queremos hacer
  • Por qué nos sentimos felices de hacer cosas, pero no si nos pagan para hacerlas
  • Por qué una aspirina de 50 céntimos puede hacer lo que una de 1 céntimo no puede
Ariely se introdujo en el estudio de la irracionalidad después de sufrir un accidente que le tuvo en la unidad de quemados con el 70% de su cuerpo dañado (tercer grado); allí se expuso a la irracionalidad en forma de protocolos de enfermería sobre cómo retirar las vendas en las curas (rapidito y del tirón) de manera que años después, en la Universidad, desarrolló una línea de investigación que ponía científicamente a prueba si era su versión (retirada lenta) o la de enfermería (retirada brusca y rápida) la que generaba menos dolor. Entonces volvió al hospital, pero aunque las enfermeras aceptaron la objetividad de sus hallazgos (lenta), desistieron de cambiar el protocolo porque "no había tomado en consideración la angustia de las enfermeras" cuando las vendas se retiran lentamente (flipen al unísono, por favor). De aquí, el sr. Ariely, que no tiene el más mínimo vestigio de resentimiento (algo que siempre admiro y es una de mis aspiraciones vitales ineludibles), despegó en su interés por diversas formas de irracionalidad humana (predecible). Es, en fin, un tipo que ha llegado a estudiar las opiniones de estudiantes universitarios sobre preferencias sexuales, probabilidad de embarcarse en ciertos comportamientos inmorales, o probabilidad de no usar condón en distintos escenarios, pidiéndoles que respondan en un portátil...mientras se estaban masturbando (los portátiles estaban plásticamente aislados; el tío es detallista e higiénico). También estudia la influencia de las expectativas sobre las preferencias entre distintas cervezas. Gracias a o a pesar de ello, es un crack de la Duke University y profesor visitante en el MIT.

Una transcripción de una entrevista de Punset en Redes, aquí.
Dos conferencias (con subtítulos opcionales en inglés) en TED, aquí (nuestras decisiones no son tan racionales como creemos) y aquí (las razones ocultas por las que a veces nos damos permiso para engañar y robar).
Su blog, en el lateral izquierdo, en blogs interesantes.
Algunas reflexiones relacionadas en psicoseando: aquí, aquí, y aquí.
Un artículo del NY Times, y un enlace en su blog para participar en uno de sus experimentos online.

Ariely dice estar trabajando actualmente en su tiempo libre en el libro que siempre quiso escribir: "Dining Without Crumbs: The Art of Eating Over the Kitchen Sink". Todo un clásico de la psicología aplicada sin explorar.

1 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez 9/6/09 21:12  

Jajajjaja, mola esta entrada. Y pensar que "la angustia de la enfermera" justificaría, pese a quien le pese, una grandísima parte de muchos reconocidos procedimientos psiquiatricos y psicológicos basados en el discurso objetivo de la ciencia....
Una anecdota que viene al pelo, de un psiquiatra que conocí (Vittorio Guidano) que contaba que en un congreso un ponente explicaba que administraba una medicación X porque le gustaba mucho, por lo que Vittorio preguntó si al paciente también le gustaba.....
Resumiendo: esto es mio, esto no es mio......

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP