9 de julio de 2009

¿Autoayuda?

Un reciente artículo en Psychological Science argumenta que los libros de autoyuda pueden ser nocivos para su salud. De hecho, el repetirse mentalmente frases de contenido positivo sobre uno mismo sólo es útil, dicen, para los que no lo necesitan (alta autoestima) pero perjudicial para los de baja autoestima. La explicación provendría de la disonancia entre lo que me digo forzadamente y lo que siento/pienso realmente, con lo que refuerzo precisamente esta última cognición ("no valgo nada"; "soy estúpid@"). Hasta aquí, tiene su lógica, su respaldo teórico, y de hecho es algo que uno ve con cierta frecuencia en terapia como parte de la queja que se trae ("creo que tendría que decirme cosas más agradables, pero siempre me siento fals@, peor al hacerlo"). Estando de acuerdo conque es una vía esencialmente simplista y equívoca, también es cierto que el estudio lo es. De entrada, la autoayuda podría entenderse (afortunadamente) como algo más amplio y sólido que Louise Hay, "secretos" y demás. Autoayuda puede ser leer "El Profeta" o "El arte de amargarse la vida" o "El hombre en busca de sentido", o visionar "Pequeña Miss Sunshine", "Una historia verdadera" o "Elling". Aquí se habla de autoverbalizaciones positivas estrictamente. En segundo lugar, el diseño del estudio es absolutamente antinaturalista: repetirse "soy simpátic@" cada 15 seg. al sonido de una campana no parece muy realista. Sí es cierto que la teoría de la disonancia cognitiva y la experiencia clínica dicen que esa vía puede no ser muy sensata ni eficaz, y posiblemente desmoralizante, sobre todo en ausencia de convicción propia y naturalidad al ejercitarla (y de ahí la profunda insistencia en los últimos tiempos de las corrientes cognitivas en la aceptación y la conciencia como paso previo al compromiso de cambio), pero me temo que les ha salido un artículo un tanto amarillista (sensacionalista) o interesado: "no pruebe esto en casa sin la supervisión de un profesional".

3 comentarios:

Arturo Goicoechea 9/7/09 17:53  

Estoy de acuerdo en que la autoayuda tiene las dos caras: la simplista que genera más problemas por disonancia cognitiva y la sustanciosa que opera resituando al individuo de un modo más abierto al futuro a través, por ejemplo, de fórmulas de aceptación y compromiso, tal como sugieres. Yo practico la autoayuda en la consulta, intentando hacer pedagogía neurobiológica para poder contrarrestar el impacto negativo sobre la autoestima somática de la cultura alarmista al uso.

Jesús Castro Rodríguez 10/7/09 19:44  

Pues, si, como en todo hay buenos y malos. En general, con honrrosas excepciones son un material horripilante.
Si, el piensa en positiva ha hecho mucho, pero que mucho daño y demuestra un escaso conocimiento de la materia con la que tratamos.

Arturo Goicoechea 11/7/09 12:00  

Creo que no es cuestión de pensar en positivo o negativo sino en verdadero-falso y, una vez, saneado el conocimiento, promover el esfuerzo del individuo en construir metas razonables y esforzarse en conseguirlas.

Estoy de acuerdo en que los estantes de la sección de autoayuda invitan a su destrucción.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP